La Chapelle du château de Versailles

/
Edouard Vuillard
La Chapelle du château de Versailles
entre 1917 et 1919
peinture à la colle, sur papier marouflé sur toile
H. 96,0 ; L. 66,0 cm.
Donation sous réserve d'usufruit Jacques Laroche, 1947
© RMN-Grand Palais (Musée d’Orsay) / Hervé Lewandowski
Edouard Vuillard
La Chapelle du château de Versailles
entre 1917 et 1919
peinture à la colle, sur papier marouflé sur toile
H. 96,0 ; L. 66,0 cm.
Donation sous réserve d'usufruit Jacques Laroche, 1947
© RMN-Grand Palais (Musée d’Orsay) / Hervé Lewandowski
Edouard Vuillard (1868 - 1940)
Artwork not currently exhibited in the museum

Este sereno y apaciguado cuadro nació paradójicamente del primer conflicto mundial. En plena tormenta, Vuillard encuentra en la exaltación del clasicismo versallés, un recurso para conjurar la adversidad de los tiempos y situar su propio trabajo en la continuidad de una cierta sensibilidad específicamente francesa. Mediante este artilugio, el artista proclama también un sentimiento nacional muy afirmado, ya que fue en Versailles que se declaró el Imperio alemán, en 1871.
El tema preciso del cuadro fue proporcionado por un concierto organizado por la Sociedad de los Amigos de las Catedrales, al que asistió Vuillard, en junio de 1917, y donde se tocaron obras de Du Mont, Lalande y Rameau. Fue el recuerdo de la perfecta osmosis entre este repertorio y el arquitecto, que Vuillard pretende alabar. Para ello, no deja nada al azar, dibujando en su programa elementos del decorado arquitectónico y esculpido, visibles desde el palco, detallando singularmente el relieve de Claude Poirier, La presentación de Jesús en el templo. Dicha celebración no hubiese sido completa sin una presencia femenina. Está aquí representada por la joven vista de espaldas, cuyo espectacular cabello pelirrojo y dorado irradia sobre el azul de su vestido, y anima la gama de grises malva del conjunto. En el extremo derecho de la composición, el otro azul de un uniforme de infantería, éste azul horizonte, recuerda todo el precio del armonioso instante, robado al estrépito del mundo.

Novedades de la colección