La Lutte bretonne

Paul Sérusier
La Lutte bretonne
entre 1890 et 1891
huile sur toile
H. 91,5 ; L. 72,0 cm.
Legs de Mlle Henriette Boutaric, 1984
© Musée d’Orsay, Dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt
Paul Sérusier (1864 - 1927)
Niveau supérieur, Salle 39

Para Sérusier, el encuentro con Gauguin en 1888 en Pont-Aven constituye una verdadera revelación. Es bajo su influencia que pinta el famoso Talismán, cuadro pequeño, también conservado en el museo de Orsay, que se convierte rápidamente en la obra de referencia del grupo de los Nabis, del que Sérusier será el principal teórico.
El ejemplo de Gauguin todavía está presente en Lucha bretona. Sérusier pone en escena dos niños peleándose bajo la mirada atenta de los espectadores, en mayoría mujeres que llevan la cofia tradicional bretona. El tema hace referencia a dos cuadros pintados por Gauguin en 1889 ( Niños luchando y La visión después del Sermón) que probablemente Sérusier conocía. El pintor realiza con frecuencia estancias en Bretaña. Por aquel entonces, los artistas de la Escuela de Pont-Aven la perciben como el conservatorio de tradiciones ancestrales, a salvo del progreso industrial.
Sérusier representa la lucha bretona tradicional, el "gouren." Lo implementa todo para proporcionar al cuadro el aspecto de una imagen naïve y arcaica: ninguna perspectiva profundiza el espacio, los personajes están tratados de manera esquemática, al límite de la caricatura. Los colores francos y tabicados con vigor, hacen referencia al arte popular y a las estampas japonesas, que tanto admiraba Sérusier.