Madame Josse Bernheim-Jeune et son fils Henry

Auguste Renoir
Madame Josse Bernheim-Jeune et son fils Henry
en 1910
huile sur toile
H. 92,0 ; L. 72,8 cm.
Dation, 1989
© Musée d’Orsay, Dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt
Auguste Renoir (1841 - 1919)
Artwork not currently exhibited in the museum

El modelo de este cuadro es Mathilde Adler (1882-1963). En 1901, se convierte en la esposa de su primo, Josse Bernheim-Jeune (1870-1941) mientras que su hermana Suzanne (1883-1961) se casa con el hermano de Josse, Gaston (1870-1953). Desde hace varios años, los hermanos Bernheim-Jeune se han impuesto como los marchantes de la primera generación de impresionistas.
Ya fue a Renoir, a quien se pidió pintar el retrato de ambas jóvenes novias, en septiembre de 1901. En 1910, se le solicita de nuevo. En su casa, en las Collettes, cerca de Cagnes-sur-Mer, pinta para Josse el retrato de su esposa y de su hijo Henry Dauberville (1907-1988).
El espacio está comprimido, tapizado como un estuche, opción eminentemente favorecedora para los modelos. A Renoir le complace visiblemente acentuar el lujo de los tejidos, y ello con una paleta de tonos poco numerosos pero muy llamativos. Esta manera suntuosa, hace referencia a la historia del retrato, de Rubens en el siglo XVIII francés, y al clasicismo que, sumado al talento de retratista de Renoir, tan solo puede atraer a una amplia clientela. Aunque muy solicitado, el artista no cede, sobre todo al final de su carrera, mas que a las instancias de sus más allegados aficionados o de sus marchantes, como Durand-Ruel o Vollard.
La pequeña escultura, arriba en la izquierda, es la Bañista peinándose de Maillol que fechamos hacia 1898-1900. Esta referencia a Maillol puede entenderse como un homenaje del pintor al joven escultor que hizo un busto de él, en 1907-1908. También podemos ver en ello el testimonio del interés que la casa Bernheim-Jeune tiene por el joven artista, descubierto por Vollard.