Marguerite Khnopff, soeur de l'artiste, étude pour "Le Secret" de 1902

Fernand Khnopff
Marguerite Khnopff, soeur de l'artiste, étude pour Le Secret" de 1902"
Vers 1901
aristotype (épreuve au citrate) à partir d'un négatif verre
H. 15,5 ; L. 11,0 cm.
© Musée d’Orsay, Dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt
Fernand Khnopff (1858 - 1921)
Artwork not currently exhibited in the museum

A lo largo de toda su vida, el pintor simbolista belga Fernand Khnopff disimula cuidadosamente el papel desempeñado por la fotografía en la elaboración de algunos de sus cuadros. En 1916, incluso da una conferencia en la Academia de Bellas Artes para refutar las pretensiones artísticas de la fotografía. Descubrimos sin embargo, tras su muerte, que el propio Khnopff realizó cerca de cuarenta tomas de vista de Marguerite, que era a la vez su hermana y su modelo de predilección. En éstas adopta poses hieráticas, en puestas en escena en las que los decorados y la indumentaria, referencias meramente alusivas a la Antigüedad y Oriente, dan además una extraña impresión.
Todo el mundo interior de Khnopff toma cuerpo en estos clichés que utiliza luego para la elaboración de pinturas o dibujos. Sus fotografías ya están impregnadas del misterio y de la intensidad que habitan sus obras definitivas. Khnopff a menudo no tiene más que retocar, al pastel o al óleo, el motivo fotografiado, como es el caso con El Secreto (Brujas, Groeningemuseum).
Haciendo hincapié lo que la fotografía puede tener de teatral, Khnopff se convierte en el heredero de fotógrafos más o menos cercanos de los prerrafaelitas, como Julia Margaret Cameron, Lewis Carroll y Lady Hardawen. Esta tendencia gana importancia en el siglo XX, en particular en los artistas conceptuales que fotografían sus "performances".