Oedipe à Colone

Jean Hugues
Oedipe à Colone
en 1885
groupe en marbre
H. 181,0 ; L. 136,0 ; P. 100,0 cm.
1888
© RMN-Grand Palais (Musée d’Orsay) / Hervé Lewandowski
Jean Hugues (1849 - 1930)
Niveau médian, Terrasse Seine

Escultor que utiliza el repertorio de escuela, a Hugues, como a todos los artistas tradicionales de su generación, le ha complacido presentar el cuerpo humano. Edipo pertenece a este registro, pero también a los grandes temas procedentes de la historia de la Antigüedad. Es un pretexto para juegos de anatomía y cita sobre todo casi textualmente a Sófocles:
"Aquí estamos bajo los olivos de Colona, en el primer acto de la tragedia.
- Siéntame encima de una roca, dice Edipo, y custodia tu padre ciego.
- Hace tanto tiempo que cumplo este deber, contesta con tristeza Antigona, ya no tengo que aprenderlo".
Y para convencer a su padre de que no hay ninguna amargura en estas palabras, la chica se sienta a su lado y apoya suavemente la cabeza en su hombro. Edipo pasa su brazo alrededor del cuerpo de Antigona, que mira al ciego con una adorable expresión de tierna tristeza.
Jugando aquí sobre el contraste entre Edipo, cuya epidermis está arrugada por la edad, y Antigona, se sitúa a distancia equiparable entre los gráciles desnudos femeninos y las composiciones atléticas, potenciando al máximo la expresión del sufrimiento y de la resignación. El extremado verismo del torso, indisponía los críticos que reprochaban a Hugues de haber atendido más la verdad que el estilo.
Tras la muestra del yeso en el Salón de 1882, el Estado lo encargó en mármol al artista, para los museos nacionales.