Rhyton à tête de renard

/
Constant Sévin
Rhyton à tête de renard
vers 1862
argent fondu, repoussé et ciselé
H. 19,0 ; L. 21,5 cm.
Achat, 2004
© RMN-Grand Palais (Musée d’Orsay) / Hervé Lewandowski
Constant Sévin
Rhyton à tête de renard
vers 1862
argent fondu, repoussé et ciselé
H. 19,0 ; L. 21,5 cm.
Achat, 2004
© RMN-Grand Palais (Musée d’Orsay) / Hervé Lewandowski
Constant Sévin
Rhyton à tête de renard
vers 1862
argent fondu, repoussé et ciselé
H. 19,0 ; L. 21,5 cm.
Achat, 2004
© RMN-Grand Palais (Musée d’Orsay) / Hervé Lewandowski
Constant Sévin
Rhyton à tête de renard
vers 1862
argent fondu, repoussé et ciselé
H. 19,0 ; L. 21,5 cm.
Achat, 2004
© RMN-Grand Palais (Musée d’Orsay) / Hervé Lewandowski
Constant Sévin (1821 - 1888)
Artwork not currently exhibited in the museum

Reanudando con una forma de la antigüedad, el ritón (del griego rhuton, que procede de rhein, verter) es un jarro para beber en forma de cuerno o de cabeza de animal, que todo y siendo poco común, conoce una nueva ola de interés en las artes decorativas europeas, a partir de finales del siglo XVII.
Según la larga inscripción en húngaro grabada en el cuello, este ritón conmemora la personalidad del barón Bêla Wenckheim (1811-1879). Primer ministro de Hungría cuando murió, que fue un liberal y una de las principales figuras del movimiento reformador húngaro. La original cabeza de zorro es una alusión al texto grabado, que alaba los méritos y los placeres de la caza. En un repertorio naturalista, los ramos de viña y los racimos alegran el jarrón de una temática báquica.
Aquí estamos lejos del objeto usual, y este ritón tiene todas las características de un trofeo de caza o de carreras. Que se acuda a París para buscar semejante pieza subraya cuanto el gusto francés da el tono y tiene una proyección en esta época por toda Europa.
La composición de este objeto debe indudablemente ser atribuida a Louis-Constant Sévin. Figura de mayor relevancia en las artes industriales del siglo XIX, colaboró en perfecta osmosis con la casa Barbedienne. El trabajo de cincelado fue sin duda confiado a Désiré Attarge (1820-1878). El propio Barbedienne alababa los talentos de su empleado, "bajo sus manos hábiles e inteligentes, el metal se ablanda y adopta formas delicadas."
Barbedienne, Sévin, Attarge, fue por supuesto una de las principales asociaciones para los bronces de arte franceses del siglo XIX. Este ritón demuestra cuanto su ingenio y su sensibilidad han hecho maravillas, en particular en el ámbito de la orfebrería.

Novedades de la colección