Route d'Ennery

/
Camille Pissarro
Route d'Ennery
1874
huile sur toile
H. 55,5 ; L. 92,0 cm.
Donation Max et Rosy Kaganovitch, 1973
© Musée d’Orsay, Dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt
Camille Pissarro
Route d'Ennery
1874
huile sur toile
H. 55,5 ; L. 92,0 cm.
Donation Max et Rosy Kaganovitch, 1973
© RMN-Grand Palais (Musée d’Orsay) / Hervé Lewandowski
Camille Pissarro (1830 - 1903)

La calle del Hermitage en Pontoise, dirección de los Pissarro hasta 1883, conectaba las orillas del Oise con la carretera de Ennery. Como a menudo, Pissarro da aquí la espalda a la gran ciudad, Pontoise, para sumergirse en el clima rústico de las aldeas lindantes, todavía preservadas. Las ordenaciones modernas sin embargo no están totalmente ausentes del paisaje que describe. En efecto, esta carretera sobrealzada y el pequeño puente que vemos en la derecha acababan de ser rehabilitados. Pero estas mejoras se funden naturalmente en el paisaje, sin perturbar para nada la armonía y la dulce intimidad.
La composición horizontal se estira de tal manera que el espectador siente físicamente la lentitud de la carreta y la deambulación de los caminantes que van a cruzarse. Todas estas figuras de campesinos, unas con gorros y con largos vestidos, los demás con batas azules y gorras, recuerdan que Courbet y Millet nunca están lejos del pensamiento del pintor.
En los trabajos que ha dedicado a su antepasado, Joachim Pissarro ha plasmado muy bien esta costumbre de introducir en el campo del cuadro, personajes que lo cruzan e imprimen un movimiento, una dinámica en el interior de un universo resentido y traducido como estable. La Carretera de Ennery es un maravilloso ejemplo de esta combinación entre movimiento y perennidad, potencia terrenal y estremecimiento de la naturaleza.
Bajo su amplia banda de cielo gris azulado, este paisaje panorámico confirma los análisis de Théodore Duret en 1878. El crítico define muy pronto el impresionismo de Pissarro lejos de cualquier fugacidad: "Ve la naturaleza simplificándola y mediante sus aspectos permanentes. [...] Los cuadros de Pissarro comunican hasta el último grado la sensación del espacio y de la soledad, de ello se desprende una impresión de melancolía".

Niveau médian, Salle 68
Novedades de la colección