Un parc la nuit

/
Jozsef Rippl-Ronai
Un parc la nuit
entre 1892 et 1895
pastel sec, estompe sur toile pumicive tendue sur châssis cintré
H. 38,4 ; L. 46,2 cm avec cadre H. 61,2 ; L. 66,2 ; EP. 3,7 cm
Don de la société des Amis du musée d'Orsay, 1994
© RMN-Grand Palais (Musée d’Orsay) / Hervé Lewandowski
Jozsef Rippl-Ronai
Un parc la nuit
entre 1892 et 1895
pastel sec, estompe sur toile pumicive tendue sur châssis cintré
H. 38,4 ; L. 46,2 cm avec cadre H. 61,2 ; L. 66,2 ; EP. 3,7 cm
Don de la société des Amis du musée d'Orsay, 1994
© Musée d’Orsay, Dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt
Jozsef Rippl-Ronai (1861 - 1927)

Tras haber comenzado su formación en Munich, Rippl-Ronai acude a París donde trabaja tres años en el taller de su compatriota, el pintor Munkacsy. Pero una estancia en Pont-Aven en 1889 y el descubrimiento de la obra de Gauguin provocan la ruptura con su maestro. Integra entonces el grupo de los Nabis, estrecha amistad con Maillol, demostrada por el retrato del escultor pintado por "el Nabi húngaro" que se encuentra en las colecciones del museo de Orsay.
Este pastel data de su periodo parisino, también llamado "el periodo negro", época durante la que Rippl-Ronai expone junto con los Nabis. La obra representa un paisaje nocturno, vacío de cualquier figura humana. Solo las luces sugieren la presencia de viviendas y de carreteras.
En el primer plano, árboles tratados a la manera de un negativo fotográfico, claros sobre fondo negro, añaden un toque inquietante a este paisaje, sin identidad precisa. El titulo, Un parque, de noche, nos permite imaginar levemente el entorno. El lugar, sin embargo, queda impreciso. ¿Se trata de París o de otra ciudad cualquiera? Los faroles de fundición podrían incitarnos a optar por la primera hipótesis. El motivo recurrente de los troncos de árboles otorga al pastel un aspecto inquietante, ya que estos se quedan como fantasmas, verticales y vaporosos.
Esta temática de la angustia difundida, puede acercarse de la atmósfera a menudo descrita por los simbolistas belgas. Pensamos en Spilliaert o en particular en el pastel Nocturno en el Parque Real de Bruselas por Degouve de Nuncques, también conservado en el museo de Orsay.

Artwork not currently exhibited in the museum
Novedades de la colección