Musée d'Orsay: En el país de los monstruos. Léopold Chauveau (1870-1940)

En el país de los monstruos. Léopold Chauveau (1870-1940)

1

2

3

4

5

6

7

La Gran Guerra

Léopold ChauveauMonstruo© Musée d'Orsay / Patrice Schmidt
Movilizado el 3 de agosto de 1914, Chauveau se convierte en cirujano del ejército durante la Gran Guerra. Trabaja sucesivamente en un hospital en la región parisina, luego cerca del frente en ambulancias, esos servicios hospitalarios itinerantes que seguían los desplazamientos del ejército, posteriormente en un puesto de socorristas en el frente, y finalmente en el centro hospitalario de Souilly, al sur de Verdún.

A pesar de que la práctica de la medicina en tiempos de paz lo disgustaba, Chauveau prefiere su actividad como cirujano de guerra, a pesar de sus obvias dificultades: se siente más a gusto tratando jóvenes soldados con cuerpos sanos que curando enfermos civiles corrientes. En las postales enviadas a su familia, el "monstruo paterno" dibuja a compañeros que reflejan su estado mental: esto queda plasmado en la representación de "la alegre danza del monstruo que espera su permiso de salida".

Testigo de los horrores de la guerra, Chauveau atraviesa un período de duelo familiar luego de perder a dos hijos, a su esposa, a su padre y a su mejor amigo, Georges Lacombe. Evoca estos duelos en "La mort a passé", y relata sus años de guerra junto a los heridos en su libro Derrière la bataille, publicado en 1916.

 

 

Etimologías monstruosas

AnónimoJarrón zoomorfo: murciélago© Musée du quai Branly - Jacques Chirac, Dist. RMN-Grand Palais / Claude Germain
"Cuando era niño, ya me atraía lo monstruoso. Solo había visto las gárgolas de ciertas catedrales, algunos monstruos chinos y japoneses, y ya entonces me sentía identificado con ese universo".

Sabemos que Chauveau se apasiona tempranamente por las fantásticas esculturas de catedrales y monstruos del Extremo Oriente.

Incluso si él no las menciona, es posible identificar otras fuentes de inspiración, como el arte precolombino, los barrocos grabados del Renacimiento flamenco, e incluso las imágenes satíricas contemporáneas y el simbolismo.
Estas producciones forman parte, deliberadamente o no, de su universo visual, a pesar de que los monstruos de Chauveau forman un conjunto único por su cantidad, su diversidad y su carácter conmovedor e incluso entrañable.

1

2

3

4

5

6

7


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Imprimir

Facebook
TwitterInstagramYouTube